5 canciones protestas (y un poco de porque me gustan)

Soy fiel creyente que la música protesta es para defender al ser humano de los estragos de la guerra, la indescriminacion y las injusticias. Y esta vez les traigo unos cuantos de mis temas favoritos:

1. Solo le pido a Dios de Mercedes Sosa

Nunca voy a olvidar el día que en realidad entendí la canción, y cada una de las letras cobró un sentido.

Eran casi las 11 de la noche y estaba en carro con mi familia de regreso a casa cuando un semáforo nos detuvo, un hombre con un pequeño bebé se nos acercó a vendernos mentas, eran venezolanos , mi madre bajó la ventana y le dio dinero, el hombre iba a darle las mentas pero mi madre le dijo que no y aceleró.

Entonces comenzó a gritar , insultó al presidente, a Estados Unidos, al mundo por no hacer nada, me preguntó ¿Por qué? ¿Por qué tenían que sufrir?

Ya en mi casa, me encerré en mi habitación y comencé a llorar. Me sentía vacía, me dolía el corazón, me sentía impotente, no paraba de llorar, no era la primera que veía a migrantes pero era la primer vez que el dolor de ellos no me fue indiferente. Si las letras de Mercedes Sosa hubieran aplicado en mi yo habría sido la indiferente a la injusticia y al dolor, yo habría sido la que su muerte le hubiera encontrado sin haber hecho lo suficiente.

2. El pueblo unido jamás será vencido

Está canción me la indicó mi padre, él la llamaba el grito de guerra de los jóvenes.

Ponía su cassette de música de Quilapayun en la vieja camioneta que tenía y me contaba sobre las protestas a las que había ido, sobre como había tiranos que su única intención era dañar la patria mientras se enriquecian, como el feriado bancario le quitó a su familia para siempre y ccuando el primer presidente democrático se sentó en el Palacio presidencial, me aseguró que yo nunca viviría eso, que existía un futuro para mi, que nunca tendría que dejar mi hogar, que había esperanza.

Cada que escucho la canción me recuerdo lo que decía mi padre, crecí en una país en construcción, y yo cambie con él, estuve presente en el intento de golpe de estado, lloré al ver a mi abuela y mis tíos por primera vez, vi como sacaban bases gringas de mi ciudad, vi como conectaban con carreteras a ciudades, canté los himnos sintiendo como mi pecho se llenaba de orgullo, vi como abrían escuelas, como poco a poco los niños de la calle desaparecían, creci en un país donde el pueblo se reconstruyó.

3. El derecho de vivir en paz de Victor Jara

Victor Jara es uno de mis canta-autores favoritos, su lucha mediante la música es indescriptible y el hecho de que el 16 de septiembre de 1973, la dictadura chilena de Augusto Pinochet lo asesinó, nunca asesinó su mensaje de paz.

A pesar de que está es una canción protesta contra la intervención estadounidense en la guerra del Vietnam para mi también se puede usar en un sentido global para todos los lugares donde hay guerra y para aquellos inocentes que sufren sus estragos.

4. Clandestino de Manu Chao

Descubrí a este cantante en una clase de sociales cuando se tocaba el tema de la migración, y a mi parecer la realidad y el sufrimiento que refleja en sus letras con ese ritmo alegre representa la realidad de todos los inmigrantes ilegales que son perseguidos y condenados a la marginación, la discriminación y el aislamiento de estos.

5. Madre anoche en las trincheras

No se sabe exactamente de donde salió esta canción, pero se dice que esta que su origen se remonta a la Guerra Civil Española y ha pasado de generación en generación. Es uno de mis temas favoritos porque capta el dolor de un soldado por tener que vivir diariamente en la guerra y los horrores que ha tenido que hacer.

Es simplemente hermosa.

Razones por la que deberías ver “La doncella”

Siempre he tenido ganas de hablar de esta película, y bueno, a pesar de que ya han pasado un par de años desde su estreno recién la he podido ver (anteriormente el hecho de estar con mis padres sobre mi a cada momento no me lo permitía) y he quedado maravillada.

Normalmente todas las películas de este género, son algo…malillas, muchas van de la misma mano en forma de trama: la chica hetero se enamora de la homosexual y eso es todo, si hay suerte ninguna termina embarazada o muerta, y en calidad mejor ni hablar, hacen su intento al menos. Pero la doncella es otra historia, si, hay un hombre heterosexual de por medio, pero no de la forma que creerías.

“La doncella” del surcoreano Park Chan-woo es un thriller psicológico ambientado en el Corea de los años 30 cuando Japón tenía el poder sobre este, ya del hecho de que sea un película surcoreana donde aún la homosexualidad sigue siendo un taboo deja un poco de curiosidad de la representación que se tendría en la cinta.

Una trama poco convencional

La historia va de una joven coreana, Sook-Hee, que entra en un complot con un estafador, el Conde Fujiwara, para qué él se case con la rica hedera japonesa, Hideko, quien vive atrapada bajo la influencia del tirano de su tío.

Lo único que Sook-Hee tenía que hacer era vigilar a Hideko y convencerla de huir con el conde Fujiwara para luego encerrarla en un manicomio y ellos huir con su herencia. ¿Fácil no? Pero como la vida no es tan simple y los créditos finales hubieran comenzado en los primeros 30 minutos, Sook-Hee se enamora de Hideko. Y ella es la que termina en el manicomio.

PLOT TWIST.

Pero tranquilos, la historia no termina ahí, eso solo es la primera parte. Si, la primera, porque esta historia de un poco más de 2 horas de duración está divida en tres partes y cada una se pone más interesante que la anterior dejando que poco a poco descubres más sobre la verdadera historia, que en lo personal me hubiera gustado que dure más.

La construcción de la relación entre Hideko y Sook-Hee

Siguiendo con detalles de la historia (y tratando de que no se traguen ningún spoiler grande) la relación entre Hideko y Sook-Hee puede comenzar un tanto peculiar. Hideko parece tomarle cariño a su doncella y desde el primer momento se nota que Sook-Hee se siente atraída por la japonesa, bueno y ¿quién no? Si la actriz Kim Min Hee es guapísima, dándonos un par de escenas divertidas donde Sook-Hee no puede más que contemplar la belleza de Hideko mientras tiene monólogos interiores que son una técnica perfectamente empleada.

Luego, cuando pensábamos que la tensión sexual no se podía poner peor por alguna extraña razón Hideko convence a Sook-Hee para que tenga relaciones con ella “para prepararse al estar con su esposo”.

Ya, y esto es algo de los que les tengo que advertir (que no me advirtieron a mi), no vayan a poner a todo volumen o en una pantalla gigante la película si están con otras personas, a menos que hayan en conjunto decidido verla, porque no es la única escena donde se pasa al PG-16.

Los dos perfectos villanos

Sobre los otros dos personajes, el conde Fujiwara y el tío de Hideko, no hay mucho que decir, su rol de antagonistas está muy bien formado, uno siendo la mente maestra para la estafa y recordando a Sook-Hee cual es su papel mientras el “trata” de conquistar a Hideko, y el otro siendo… un viejo repulsivo con amor al hentai, y el señor si que tenía problemas, vamos, ¡quería cogerse a su sobrina! De hecho opino que los actores hicieron un buen trabajo en sus papeles porque lo único que yo sentí hacia ellos era las ganas de pegarles un puñetazo. Aunque bueno, igual sentí algo de compasión por el Conde en el final, el pobre hombre quería estafar y terminó estafado de la peor manera posible (que no les voy a contar porque tienen que verse la película)

En fin, definitivamente si quieren ver una buena película Lgbt o algo diferente a lo convencional, “la doncella” es perfectamente una obra maestra.

“Dumbo” , lejos de las tantas películas viejas de Disney que han sido hechas live action

Para mi hacer una buena película live action no es solamente copiar la anterior tal y como era con la única diferencia que utilizan personas reales y mucho CGI , sino que capturar la esencia de la película animada y contar la historia de un nuevo punto de vista.

Y Dumbo me ha dado una gran sorpresa que a diferencia de sus predecesoras (sin contar a Maléfica, claramente) pudo introducir una nueva historia sin alterar la trama principal: ver a un elefante volar.

Dumbo mantiene la historia de aquel elefante que al principio es despreciado pero después al ver su potencial es alabado por la gente del circo, pero esta vez se enfoca también en el trato del circo hacia los animales y como el negocio del entretenimiento puede llegar a convertirse en un negocio sucio donde el dinero importa más que la creación de un espectáculo para la diversión, un ejemplo de esto es el villano, el señor Vandemere, un empresario que está dispuesto de todo para hacer crecer su negocio.

Los personajes principales, la familia Farrier, también compartían una triste historia familiar por la muerte de la madre mientras el padre estaba en la guerra, que en mi opinión me parecía muy vacía y eso hizo que durante una escena de la película cuando la niña lanzaba el collar de su madre al fuego diciendo a Dumbo que no necesita un pluma para volar, el significado del objeto tirado no tenga ningún gran impacto.

Alejándonos de esto, la película hizo un gran trabajo trayendo las escenas y canciones iconicas de la vieja animación sin que se vean tan espeluznantes claro (como vamos a olvidar esa escena donde Dumbo emborrachado nos dio a muchos niños varios días de pesadilla)

En fin, la película me agradó, normalmente no espero mucho de los live actions de Disney más que una forma de arruinar una película de mi niñez pero Dumbo me mantuvo pegada a la butaca del cine riendo y disfrutando, además de que dejó un pequeño mensaje muy importante para la actualidad sobre el abuso de los animales.

La recomiendo totalmente para los niños y melancólicos de las películas de su niñez.

8/10